Historia de Zaldibar

Zaldua (ahora Zaldibar), Anteiglesia perteneciente a na Merindad de Durango, limítrofe con la provincia de Gipuzkoa.

Los dueños de la antigua torre de Zaldibar, dominaron secularmente en la localidad. Según la tradición, don Sancho Abarca pasó diez años apresado en el calabozo de la torre de este linaje. De aquí proceden Juan y Vicente de Zaldibar, maestres de Campo a fines de siglo XV y fundadores del colegio de la Compañía de Zacatecas.

Torre de Zaldibar

Fueron patronos de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, Pedro Ruiz de Zaldivar en 1383 y Fernando de Zaldivar en 1415, que lo eran también de Mallabia y Yurreta, como consta en las pesquisas realizadas por mandato de Juan I y los Reyes Católicos. San Andrés fue edificada en el Siglo XIII en el lugar de Zalduegui y anpliada tres siglos más tarde. En Enero de 1766, un rayo destruyó el presbiterio, por lo que tuvo que ser reedificada toda la parte oriental y el campanario en 1778. Estaba atendida por dos beneficiados cuya presentación correspondí a fines del XVIII al rey además de los dieznos procedentes de las 64 casas que componín entonces las feligresía.

En Zaldua se hallaban enclavadas cinco ermitas: San Cristóbal en Ulanzu, San Lorenzo en Urízar, San Martín en Zaldibar, Santa Marina en la cumbre del monte Ganguren y Santiago en Gazaga, fundada ésta por los dueños de la casa solar de Gazagagoitia.

Molino de Zaldibar

El vecindario vivía disperso en las cuatro barriadas que componían la Anteiglesia; Zaldua, Gazaga, Goierri y Eitzaga; representadas en las Juntas Generales de Guerediaga por un fiel que ocupaba el voto y asiento número siete. En los términos de la Anteiglesia, numerosos molinos harineros eran movidos por las aguas de varios arroyos que bajaban de los montes de Mallabia y Santa Marina y bañaban una fértil vega cultivada con ricos frutales. Los montes ofrecían extensos bosques plobados de castaños, hayas, robles plátanos y abedules y excelentes pastos para el ganado.

Cabe señalar por su importancia, el manantial minero-medicinal llamado de Zaldibar, junto al que se construyó en el siglo XIX un establecimiento Blaneario y una hospedería. El Balneario de Zaldibar fue fundado por don José María de Munibe y Aranguren, Xi Conde de Peñaflorida, en el año 1846, captando el manantial llamado de "urgazia" (agua salada), aguas que fueron utilizadas desde tiempo inmemorial, por su notoria eficacia terapéutica en muchos y variados casos. La merecida fama de estas aguas, aportó al establecimiento una era de brillante actuación, llegando a verse tan concurrido y solicitado, que ello determinó al heredero del fundador, don José María de Gotázar, a montar un magnífico departamento balneoterápico y a construir un suntuoso hotel denominado Hotel del Parque, instalado ambos con arreglo a las más modernas y completas exigencias de aquella época (año 1882) en lo que a balnearios y hospedajes se refería.

Escudo de Zaldibar

Con el progreso constante en el campo de la medicina, los balnearios fueron perdiendo terreno, viéndose obligados a su cierre los de Eskoriatza, Elorrio y Sta. Agueda. En 1922 le llegó su turno al de Zaldibar, tan destacado antes por su esplendor. Fue adquirido por la Diputación de Bizkaia, destinándolo para Hospital Psiquiátrico. Realizó obras de acontecimiento y ampliaciones. Pertenece a Osakidetza desde el año 1985.

Información adicional